Envio gratis 35€
Envío gratis 35€*
Excelente 4.82/5.00
Excelente 4.82/5.00
Entrega 24h (L. a V)
Entrega 24h (L a V)

Remedios y tratamiento natural para la fibromialgia

Índice de contenidos

  1. Origen y causas de la fibromialgia
  2. Síntomas de la fibromialgia
  3. Cómo tratar la fibromialgia de forma natural
  4. Qué tomar para la fibromialgia
    1. PEA (Palmitoiletanolamida)
    1. SAM-E (S-adenosilmetionina)
    2. Triptófano (L-5-hidroxitriptófano)
    3. Vitamina D
    4. Magnesio
    5. Melatonina
    6. Sales de electrolitos
  5. Alimentación para la fibromialgia
  6. ¿Se cura la fibromialgia?
  7. Conclusión
  8. Referencias

La fibromialgia es un síndrome complejo caracterizado por la presencia de dolor crónico generalizado, bajo umbral del dolor y cansancio profundo que se manifiesta en forma de brotes. La sintomatología asociada es muy diversa e invalidante, causando sufrimiento físico y emocional a los que lo padecen. Todavía una gran desconocida, para sobrellevar la fibromialgia es fundamental el apoyo familiar y social, así como una atención sanitaria multidisciplinar que mejore la calidad de vida del paciente. En esta guía hablaremos de las opciones naturales disponibles para ayudar en los síntomas de esta enfermedad.

Origen y causas de la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad de la que se desconoce su causa. Aunque en los últimos años las investigaciones han avanzado para comprender mejor los mecanismos de este síndrome,  durante décadas se pensó que era una enfermedad reumática e incluso mental, y se trataba como tal.

Afortunadamente, el enfoque actual es distinto y se la considera cada vez más como una enfermedad multifactorial, que puede tener su origen por un problema neurológico con afectación del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y del sistema inmunitario. 

Según esta teoría, el cerebro de la persona aquejada por fibromialgia procesa la información de forma anómala con un aumento exagerado de la sensibilidad a estímulos externos que no deberían interpretarse como dolorosos. Esto se conoce como “fenómeno de sensibilización central”. Además, en pacientes con fibromialgia, parece que la capacidad analgésica del organismo para controlar este dolor no funciona como debería. 

Los factores que provocan esta anomalía aún no están claros, pero se cree que la herencia, las características ambientales y la genética pueden estar involucrados. En este sentido se han identificado varios genes responsables de modular la respuesta a los estímulos dolorosos.

También se han detectado alteraciones neurobiológicas en el sistema nervioso de los pacientes aquejados de fibromialgia, siendo comunes niveles bajos de serotonina en estas personas. Muchos estudios relacionan a este neurotransmisor con el sueño, la percepción del dolor, los dolores de cabeza y los cambios de humor, y su deficiencia puede deberse a su vez a niveles bajos de triptófano, el aminoácido precursor de la serotonina.

Actualmente no existe ninguna prueba de imagen ni analítica que demuestre que se padece la enfermedad, por lo que el diagnóstico se realiza en base a criterios clínicos según el historial del paciente y la exploración física. Tras excluir otras enfermedades, se considera que una persona está afectada por fibromialgia cuando presenta un historial de dolor generalizado de más de tres meses de duración, acompañado de hipersensibilidad difusa y cansancio extremo.

Síntomas de la fibromialgia

El síndrome de fibromialgia se caracteriza por presentar una multitud de síntomas, de mayor o menor intensidad según la persona. Actualmente se estima que existen alrededor de un millón de enfermos de fibromialgia en España, y que el 90% son mujeres. El patrón más habitual es el de una mujer entre 20 y 40 años de edad, activa y trabajadora que empieza a notar los síntomas en forma de cansancio y dolor. En poco tiempo empeora su calidad de vida y aunque no es una enfermedad degenerativa, sí es altamente incapacitante.

Dolor

Las personas enfermas de fibromialgia muestran una sensibilización anormal al dolor que disminuye el umbral del mismo produciendo hiperalgesia y dolor espontáneo. El dolor suele aparecer de forma gradual y progresiva extendiéndose por distintas zonas corporales. Éste es oscilante, y normalmente empeora por la mañana, mejorando a lo largo del día para volver a intensificarse por la tarde o por la noche.

Diferentes factores, como los cambios de tiempo, la tensión, el estrés y una mala posición, pueden empeorarlo,  siendo también frecuentes las contracturas musculares y los problemas articulares. La intensidad dolorosa puede llegar a ser insoportable y causa agarrotamiento, tirantez y escozor, agotando a la persona afectada

Fatiga

Más del 70% de los pacientes presentan una gran sensación de cansancio que se inicia junto al dolor o incluso antes. Las crisis de agotamiento pueden tener varios días de duración y ser más intensas por la mañana o al final del día.

Alteración del sueño

La dificultad para conciliar y mantener el sueño es otro de los síntomas característicos de esta patología. Son habituales los despertares a causa del dolor, más frecuentes a mayor severidad del resto de síntomas.

Síntomas sensoriales

Intolerancia al ruido, acorchamiento o punzadas en las manos, calambres, hormigueos y sensación de hinchazón, pueden también aparecer cuando se sufre de fibromialgia.

Síntomas motores

Asimismo es frecuente una rigidez generalizada sobre todo al levantarse por las mañanas, o tras haber mantenido una posición durante largo rato. Los calambres en distintos grupos de músculos, suelen manifestarse también.

Síntomas vegetativos

Son habituales los mareos, inestabilidad, sudoración abundante, alteración de la temperatura corporal, febrícula, sequedad de ojos, boca y otras mucosas, y una sensación de tumefacción.

Síntomas cognitivos

Los pacientes con fibromialgia necesitan activar un número mayor de áreas corticales durante una labor memorística, requiriendo un mayor esfuerzo, según se ha visualizado en pruebas realizadas con resonancia magnética funcional cerebral. Por eso, la alteración de la capacidad de atención y de la memoria reciente, a veces con dificultad de expresión verbal, suelen ser comunes en estas personas, aunque estos síntomas no afectan al razonamiento.

Síntomas afectivos

Consecuencia de todos los síntomas anteriormente mencionados, es fácil que se desencadene un estado de ansiedad y alteración del ánimo, en mayor o menor medida, según cómo se afronte la enfermedad. Por eso, es determinante el apoyo social y profesional por parte de los equipos asistenciales para procurar el máximo bienestar posible.

Cómo tratar la fibromialgia de forma natural

La Organización Mundial de la Salud reconoció en 1992 la entidad clínica del síndrome de fibromialgia, incorporándose a la clasificación internacional de enfermedades como una enfermedad de reumatismo no articular (Código M79.7).

Debido al desconocimiento de su causa, el tratamiento de la fibromialgia se enfoca normalmente en paliar los síntomas desde una perspectiva multidisciplinar, para así mejorar la calidad de vida del paciente.

La persona con fibromialgia tarda una media de 7 años en obtener un diagnóstico tras peregrinar por varias consultas. La medicina convencional aborda la enfermedad como crónica e incurable, y la trata con un cóctel de analgésicos, antidepresivos, antiinflamatorios y relajantes musculares para aliviar los síntomas.

Muchos enfermos se sienten insatisfechos por la limitada eficacia y los efectos secundarios que pueden aparecer, por eso es frecuente que busquen ayuda en terapias naturales que proponen tratamientos orientados a recuperar el equilibrio fisiológico y anímico. El tratamiento natural para la fibromialgia, se puede seguir por si sólo o en combinación con los tratamientos farmacológicos convencionales. Se debe realizar de manera individualizada para tratar a la persona de manera integral, y con un enfoque multidisciplinar que contemple los siguientes apartados:

  • Terapia nutricional con suplementos para aumentar la tolerancia al dolor y reforzar el sistema nervioso. Destacan complementos alimenticios como el magnesio, el triptófano o la vitamina D que desarrollaremos más adelante
  • Ejercicio físico moderado. Una actividad aeróbica suave es muy recomendable para aumentar la fuerza muscular disminuida a consecuencia de la obligada reducción de la actividad diaria debido a la fatiga y el dolor. También es importante para mantener un peso sano. El yoga, la natación o el taichi son muy recomendables.
productos para perder peso

  • Terapia psicológica y cognitivo-conductual como recursos para afrontar los síntomas y el impacto de los mismos en el día a día. La ansiedad y el estrés emocional son factores bidireccionales como causa y consecuencia de esta patología.
  • Son importantes las técnicas psicoeducativas que doten al paciente de las herramientas necesarias para manejar la nueva situación y afrontar el dolor, y el entrenamiento en habilidades que regulan y modifican la actividad fisiológica y la tensión muscular, como el biofeedback y la relajación.
  • Por último, está bien documentada la utilidad de los masajes en el alivio de los síntomas de la fibromialgia. Estas técnicas normalmente se pueden hacer con diferentes niveles de presión en las articulaciones, ligamentos, tendones y músculos para aliviar el dolor y la tensión provocados por esta enfermedad

Otras terapias como la acupuntura, la meditación, la respiración consciente, la hidroterapia o la estimulación magnética transcraneal son recursos que pueden contribuir muy positivamente al alivio del dolor y a la aceptación del paciente como agente motor de la situación y no únicamente como sujeto pasivo. Estas herramientas cuentan con escasas investigaciones y estudios que determinen todo su potencial.

Qué tomar para la fibromialgia

PEA (Palmitoiletanolamida)

Como hemos visto, la fibromialgia se caracteriza por un dolor persistente y crónico, que es particularmente invalidante para quienes lo sufren. Por eso, tiene sentido que la palmitoiletanolamida o PEA, una sustancia con probadas propiedades antiinflamatorias y analgésicas, sea un tratamiento natural efectivo para esta enfermedad. Un estudio realizado en 2015 en pacientes con fibromialgia, demostró los beneficios significativos de la PEA en el alivio del dolor, en combinación con un antidepresivo y analgésico convencional.

La palmitoiletanolamida (PEA) es una molécula compuesta de ácido palmítico y etanolamina que es sintetizada por las células corporales para protegerlas de la neuroinflamación y el dolor. Además se puede encontrar en varios alimentos, como los huevos, la carne y los cacahuetes. En patologías que causan dolor crónico, el organismo no produce suficiente PEA y es necesaria una suplementación. Ampliamente estudiada, la palmitoiletanolamida tiene un doble componente analgésico y antiinflamatorio demostrado en diversos estudios clínicos en pacientes con dolor crónico e inflamación (1) (2). Todo ello sin los efectos secundarios que pueden presentar algunos medicamentos.

La PEA de Espadiet, es un buen producto relación calidad / precio, y además muy cómodo, ya que la dosis diaria es de 1 cápsula al día que contiene 500 mg de palmitoiletanolamida:

SAM-E (S-adenosilmetionina)

S-adenosilmetionina es una molécula presente de manera natural en casi todos los líquidos y tejidos del organismo. El SAM-e interviene en la producción y metabolización de neurotransmisores que rigen el estado de ánimo y el dolor, y mantiene las membranas celulares, entre otras funciones. Como complemento alimenticio es relativamente nuevo, pero es un remedio natural muy prometedor por sus propiedades antiinflamatorias y efecto antidepresivo. De hecho existen estudios que avalan su eficacia para la depresión (3), por encima de los medicamentos convencionales recomendados normalmente para esta enfermedad. Sin embargo se necesitan estudios de mayor tamaño para arrojar resultados concluyentes.

Por todo ello, el SAM-e es beneficioso para reducir el dolor y mejorar el ánimo, y se le considera posiblemente efectivo para la fibromialgia y el tratamiento de sus síntomas, sobre todo en lo que se refiere al control del dolor, la rigidez de los músculos y el estado anímico (4).

Triptófano (L-5-hidroxitriptófano)

Como hemos visto anteriormente, el L-5-Hidroxitriptófano es un aminoácido precursor de la síntesis de serotonina. Su conversión en este neurotransmisor le confiere propiedades como agente tranquilizante y beneficioso en el tratamiento del insomnio, mejorando la calidad del sueño. También, sus propiedades como elevador de la serotonina cerebral hacen del triptófano un producto natural efectivo en el tratamiento de la ansiedad, la depresión, la tensión nerviosa y las jaquecas y las cefaleas. Se ha comprobado que los niveles de triptófano suelen hallarse disminuidos en pacientes con fibromialgia, por eso ha sido objeto de varias investigaciones; algunos estudios (5) refieren una disminución significativa de los puntos de dolor y sensibilidad, y una mejoría en los patrones de sueño, la ansiedad y la rigidez muscular en los enfermos de esta patología tras haber incluido L-5-Hidroxitriptófano en su tratamiento.

Psicobiotic de Suplementos Zeus, es probablemente uno de los mejores complementos alimenticios del mercado para el sistema nervioso y el estado de ánimo. Contiene una fórmula de ingredientes muy completa, que incluye Hipérico, Triptófano, Melatonina, Azafrán, el hongo Melena de León y Probióticos. Por eso, este producto natural está indicado para ayudar en casos de ansiedad y estados depresivos. Por otro lado, Triptófano Forte de Plameca, contiene 300 mg de Triptófano, además de las plantas adaptógenas Rhodiola y Ashwagandha, siendo eficaz cuando aparece la ansiedad, el estrés o estamos especialmente nerviosos.

Vitamina D

La vitamina D es indispensable para nuestra salud e interviene en diversos procesos del organismo, como por ejemplo:

  • Promueve la absorción intestinal del calcio y el fósforo a partir del consumo de alimentos, y regula los niveles de estos minerales en sangre.
  • Los músculos requieren la vitamina D para el movimiento. La presencia de receptores de vitamina D permite el ingreso de los iones de calcio en la musculatura, indispensables para la contracción muscular. El aporte necesario de vitamina D está relacionado con un buen mantenimiento de la salud cognitiva.
  • Un adecuado nivel de vitamina D mantiene el equilibrio de la microbiota intestinal. 
  • Esta vitamina retrasa la pérdida de mineral óseo, previniendo la osteoporosis y el riesgo de fracturas.
  • Aplicada en preparación tópica (calcipotriol) está indicada en el tratamiento de la psoriasis vulgaris. Induce la diferenciación e inhibe la proliferación de los queratinocitos.
  • Algunas investigaciones sugieren que los niveles óptimos de vitamina pueden prevenir algunos tipos de cáncer, aunque no existen resultados concluyentes. 

La falta de vitamina D es alta en pacientes con fibromialgia. Son varios los estudios que sugieren que la suplementación con vitamina D consigue una reducción clara del dolor y aumenta la calidad de vida. No obstante, su papel terapéutico aún ha de probarse completamente con ensayos más específicos.

La Vitamina D3 de Plameca contiene en una sola cápsula la dosis más alta de Vitamina D permitida en Europa, 4000 UI, por eso es recomendable cuando se quiere paliar una deficiencia importante de esta vitamina.

Magnesio

Este mineral y su cofactor, el ácido málico, interviene en la contracción muscular y en la regulación de muchas reacciones enzimáticas involucradas en el metabolismo energético, en la transmisión de señales y en la actividad cerebral. Asimismo, el magnesio tiene un papel fundamental en la producción de ATP, la energía celular,  y en el metabolismo muscular. 

Las investigaciones sugieren que la suplementación con magnesio ayuda a aumentar los niveles de serotonina, pudiendo ser efectivo para la depresión (6). De hecho, niveles bajos de serotonina se han observado en pacientes con una deficiencia de magnesio. En este mismo estudio, también se comprobó una mejora en el dolor muscular y dolores de cabeza de los pacientes.

Actualmente los científicos están investigando si niveles bajos de magnesio contribuyen a la fibromialgia, y si los suplementos a base de este mineral pueden ayudar a reducir sus síntomas.

Melatonina

La melatonina es una hormona segregada de manera natural por el organismo. Se produce en la glándula pineal, en la base del cerebro, a partir de la serotonina, la cual se sintetiza a partir del aminoácido esencial triptófano. La melatonina, cumple con las siguientes funciones:

  • La melatonina es la encargada de regular nuestro reloj biológico, por eso está involucrada en las fases del sueño.
  • Estimula la secreción de la hormona del crecimiento.
  • Actúa como antioxidante frente a los radicales libres.
  • Mejora nuestro sistema inmunológico. 

Existen factores extrínsecos, como el exceso de luz o el estrés, e intrínsecos, como el envejecimiento, que reducen la producción de melatonina.

Respecto a la efectividad para los síntomas de la fibromialgia, la opinión de los investigadores está dividida. Un estudio del año 2002 mostró evidencias de una mejora del sueño con disminución del dolor y el recuento de puntos sensibles, aunque hay otros estudios que no consideran suficientemente significativos los índices positivos.

La gama para el sueño de Plameca Melanoctina, cuyo ingrediente principal es la melatonina, se adapta a las necesidades de cada persona. Por ejemplo, podemos encontrar Melanoctina en gotas, Melanoctina Bicapa, que incluye plantas medicinales para asegurar la relajación y un sueño duradero, y Melanoctina 90 comprimidos, con sólo melatonina. Todos estos formatos, contienen 1,95 mg por dosis diaria recomendada.

Fito Melato de Pinisan, también incluye 1,9 mg de melatonina, además de plantas como la valeriana, pasiflora y lúpulo.

Sales de electrolitos

Un ensayo clínico realizado en España establece que la administración de una solución oral con iones y minerales puede ser de utilidad como tratamiento contra la fibromialgia. Estos compuestos intervienen en la maquinaria muscular y pueden ser eficaces como terapia nutricional complementaria, mejorando especialmente los parámetros relacionados con la fatiga y el dolor, cuando se combinan con la rehabilitación física y/o tratamiento farmacológico en pacientes con fibromialgia.

Alimentación para la fibromialgia

La sintomatología de la fibromialgia también condiciona la forma de alimentarse. La sequedad bucal y los trastornos gastrointestinales como la pirosis, la disfagia, la aerofagia, la distensión abdominal, la diarrea o el estreñimiento deben tenerse muy en cuenta a la hora de escoger unos alimentos u otros.

Además, el sobrepeso y la obesidad son comunes en esta patología, debido entre otras causas, a la disminución de la actividad física. Y síntomas de la fibromialgia, como la somnolencia y la ansiedad, están a su vez relacionados con un aumento de peso, lo que contribuye a su vez a un empeoramiento de la sintomatología. 

Por ello es muy importante llevar una dieta sana y variada con predominio de alimentos sin procesar que aporten los nutrientes necesarios (proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales). 

Algunas recomendaciones dietéticas son:

  • Consumir alimentos ricos en minerales como el magnesio, el calcio y el potasio. No abusar del sodio (sal).
  • Asegurar un buen aporte de antioxidantes (vitaminas C, A, E; selenio; zinc; flavonoides)
  • Alimentos ricos en vitamina D para asegurar la absorción del calcio a nivel intestinal
  • Alimentos que aportan ácidos grasos Omega-3, por su efecto antiinflamatorio

Los pacientes con fibromialgia deben evitar los productos ultra procesados, la bollería industrial y las bebidas azucaradas. Todos ellos contienen saborizantes y edulcorantes artificiales, exceso de azúcares libres y excitotoxinas que empeoran la sintomatología. También es recomendable que eviten o moderen el consumo de alcohol.

La mejor forma de fortalecer el sistema inmunitario es consumir alimentos frescos:

  • Verduras
  • Frutas frescas
  • Frutos secos al natural
  • Cereales integrales
  • Legumbres
  • Pescados
  • Carnes (con moderación y mejor si es blanca) 
  • Huevos

Es aconsejable acudir a un dietista-nutricionista que establezca las pautas y recomendaciones más adecuadas para cada paciente en función de sus circunstancias personales y los síntomas que presenta.

verduras y alimentos para subir las defensas

¿Se cura la fibromialgia?

La fibromialgia es una afección que se considera crónica desde el punto de vista clínico, con diferentes causas según la persona. Aunque no existe un medicamento que la cure, se puedan mitigar sus síntomas para lograr una calidad de vida óptima (7). Sin embargo, cabe destacar que se han reportado casos de enfermos que llevan años sin síntomas, lo que arroja algo de optimismo a aquellos afectados.

Como hemos visto, es importante abordar el tratamiento de manera individualizada y multidisciplinar para contar con los profesionales adecuados y dotar al paciente de las herramientas necesarias para asimilar y gestionar su realidad. El apoyo psicológico y emocional, la terapia nutricional, el conocimiento del propio cuerpo y la autoestima son pasos indispensables para querer cuidarse, socializar y lograr el máximo bienestar. También, como hemos visto, existen productos naturales para la fibromialgia, y puedes encontrar los que recomendamos en nuestra tienda online.

Conclusión

El síndrome de fibromialgia es una patología compleja. El desconocimiento de su origen y la diversidad de los síntomas implica de manera integral y singular a cada persona que la padece. Por ello es muy importante la parte educativa: la persona con fibromialgia debe informarse, responsabilizarse y decidir el mejor tratamiento.

Los riesgos y beneficios de la prescripción farmacológica, los estudios y ensayos de terapias y complementos alimenticios, los testimonios y las recomendaciones, ofrecen baremos que ayudan en la comprensión de la enfermedad, tanto a facultativos como a los propios enfermos.

El cuerpo, la mente y las emociones de cada paciente son quienes determinan la clave para lograr el mejor bienestar desde una perspectiva positiva.

Referencias

Ministerio de Sanidad, “Fibromialgia 2011: recomendaciones

1) Paladini A, Fusco M, Cenacchi T, Schievano C, Piroli A, Varrasi G. “Palmitoylethanolamide, a Special Food for Medical Purposes, in the Treatment of Chronic Pain: A Pooled Data Meta-analysis. PainPhysician”. 2016;19(2):11-24.

2) Artukoglu BB, Beyer C, Zuloff-Shani A, Brener E, Bloch MH. “Efficacy of Palmitoylethanolamide for Pain: A Meta-Analysis. PainPhysician”. 2017;20(5):353-362.

3) Nourish by Webmed, “SAM-e (S-adenosylmethionine, SAMe)” https://www.webmd.com/diet/supplement-guide-sam-e#1

4) S. JacobsenDepartment of Rheumatology, Frederiksberg Hospital, Copenhagen, Denmark,B. Danneskiold-samsøe &R. Bach Andersen. “Oral S-adenosylmethionine in Primary Fibromyalgia. Double-blind Clinical Evaluation.” https://doi.org/10.3109/03009749109096803

5) Hrycaj P, Stratz T, Mennet P, Müller W. “Pathogenetic aspects of responsiveness to ondansetron (5-hydroxytryptamine type 3 receptor antagonist) in patients with primary fibromyalgia syndrome–a preliminary study”. The Journal of Rheumatology, 01 Aug 1996, 23(8):1418-1423
PMID: 8856622 

6) “Role of magnesium supplementation in the treatment of depression: A randomized clinical trial”. doi: 10.1371/journal.pone.0180067

7) “Dolor, cansancio, pérdida de memoria… Por qué la fibromialgia no tiene cura”. 13.01.2021 El Confidencial

Alicia Navas
Fundadora de El Búho Verde, trabaja con los laboratorios de complementos alimenticios para traerte los productos naturales con las fórmulas más efectivas. Su misión también consiste en mantener una comunicación directa y fluida para asegurar el mejor servicio a los clientes de El Búho Verde.